La historia de Yupi                                                                              


Yupi es una osa polar que se trajo al Zoológico de Morelia en México en 1992 a la edad de 3 meses. Ella vino de Alaska como un osezno huérfano. Es muy posible que su madre haya sido matada por un cazador o residente que pensó que ella se estaba acercando demasiado.

Al llegar a zoológico Mexicano, se le puso en un área de encierro de un viejo oso grizzli. Esta es la misma jaula donde todavía ella vive hasta ahora y eso que Yupi ya tiene 18 años. Sin embargo, para un oso polar 18 años no es estar viejo, ya que ellos viven un promedio de 25 a 30 años de edad.

Ya que México está localizado en la porción Sur de Norte América y Morelia está localizado en la parte central de México, Yupi está expuesta a un clima tropical todo el año. Esto es dramáticamente diferente de lo que Yupi podría tener de experiencia en su nativa Alaska, donde los inviernos son con temperaturas congeladas y los veranos fríos son normales. Yupi no está biológicamente adaptada para vivir en México.


Los osos polares han evolucionado para poder vivir en climas extremadamente fríos y en su comportamiento y sicológicamente se han adaptado a estas condiciones frías. Ellos no sobreviven bien en climas calurosos. La piscina de Yupi no está adecuadamente enfriada y su lugar de encierro carece de cualquier cosa que le ayude a calmar los efectos del calor del clima de Morelia.

Además, el manejo diario de la alimentación de Yupi es predecible y es una rutina. Ella no tienen ningún  enriquecimiento ambiental y su alimentación es basado en un horario a tiempos específicos del día. Ella tiene muy poca estimulación de este tipo. 

Probablemente la parte más alarmante acerca de la vida de Yupi es el hecho de que ella está confinada en su área de encierro (en una obscura y vacía fortaleza de concreto) la mayor parte del día, en condiciones mucho peor que en su área de encierro principal. 

Cualquier visitante al Zoológico de Morelia puede ir y observar a Yupi pasando la mayoría del día sentada, acostada o nadando en lo que aparece ser de una manera repetitiva, probablemente de una manera estereotípica. Estos efectos de estar en cautiverio en lugares ambientalmente vacios en los osos polares han sido bien documentados; no hay duda  que la vida de Yupi es actualmente una de carencia, frustración y aburrimiento. 

Zoocheck quisiera que Yupi fuera trasladada a una mejor acomodación en un clima más apropiado. Zoocheck no apoya el que se continúe mostrando a Yupi en su área de exhibición existente, aunque se le hagan improvisaciones en su albergue de encierro y área de exhibición, ya 

que eso no va a resolver los problemas de Yupi. Morelia simplemente no es una locación apropiada para mantener osos polares ni otras especies árticas.